Historias de Éxito

Miguel Ángel Pérez

Me llamo Miguelángel Pérez, tengo 26 años,  nací sordo, aun no sabemos por que, ya que mi mamá dice que su embarazo fue de lo mas normal y feliz,  padezco de Hipoacusia Bilateral Profunda. Tenía 3 años cuando mi abuela materna extrañada de que yo no hablara nada, aconsejó a mi mamá que me llevara al medico y así fue, me atendió una doctora que laboraba en el Hospital San Juan de Dios (luego nos enteramos que apenas estaba comenzando a hacer el Postgrado de Foniatra). Allí me realizaron todos los exámenes pertinentes donde se demostró que padecía de pérdida auditiva a lo cual la doctora no hizo caso y le dijo a mi mamá que lo que yo tenía era consentimiento y malcriadez. Le aconsejó que fuese a un kinder que con el roce de otros niños me soltaría a hablar cosa que por supuesto no ocurrió. Pasado un año acudiendo al kinder viendo que no hubo mejoría me llevo al Hospital Risquez, me atendió el Dr. Daboin me practicaron otros exámenes y fue ahí donde por fin le dijeron a mi mamá que yo era sordo. Luego mi mamá con lo que ya había pasado con la otra dra, decidió oír otra opinión y me vio el Dr. Ferrer Roo, me mandó a hacer un Tallo Cerebral, el cual confirmó que efectivamente era sordo, El Dr. le explicó a mi mamá que era algo irreversible y que lo que tenía que hacer era equiparme con unas buenas prótesis auditivas y conseguir un buen colegio donde me enseñaran a hablar y le recomendó I.E.C.O (Instituto de Estimulación de la  Comunicación Oral). Allí estudie del segundo nivel hasta primer grado, a este instituto y a mis maestras, principalmente a Geraldine Echeverria les estaré eternamente agradecido por todo lo que me enseñaron y que aun mantengo en mi día a día. Al salir de IECO fue toda una odisea conseguir colegio para mi en casi todas partes me decían que si pero al saber que era sordo se cerraban todas las puertas y eso que llevaba un informe Psicológico donde decía que estaba perfectamente capacitado para entrar en un colegio regular que lo único que necesitaba era refuerzo en articulación, pero gracias a Dios que conseguimos una persona maravillosa Directora de un colegio en Montalbán que al ir a buscar cupo y decirle que era sordo lo único que dijo fue que si estaba capacitado para el grado no había ningún impedimento, allí estudié hasta salir graduado de bachiller, mi agradecimiento eterno a Beatriz de Haddad y al Colegio Francisco Salías en Montalbán. Luego conseguí cupo en la Universidad Nacional Experimental Luis Caballero Mejias (UNEXPO) estudie hasta tercer semestre de Ingeniería, pero realmente era muy difícil para mi ya que eran demasiados alumnos y aparte yo siempre hablaba con los profesores les explicaba mi caso, les decía que tenían que hablarme de frente por que yo leía los labios, al principio lo hacían luego se olvidaban, así que me salí. Luego presenté en la UCAB y quedé en Administración y Contaduría pero  allí  tampoco pude seguir ya  que los salones eran demasiado espaciosos con muchos ventanales y me sentía súper perdido y era muy difícil mantener la atención  y lectura labial a los profesores, así que me salí.  Hoy en día gracias al apoyo de la empresa consultora Creando Independencia acabo de terminar un Diplomado de “Atención al Cliente” en la Universidad Simón Bolívar con la coordinación del Citi Bank y además el equipo de Creando Independencia  me consiguió trabajo  en “Distribuidora Titán” como Asistente Administrativo.   Realmente me siento realizado.

<< Volver a Historias de Éxito