Historias de Éxito

Juan Pablo Sosa

Tengo en este momento  37 años. Desde los 7 meses de nacido mi mamá tuvo la sospecha de alguna deficiencia pues no me podía sentar por mi cuenta. Entonces mi mamá me cuenta que me llevó a un pediatra neurólogo quien determinó que efectivamente presentaba un retraso psico-motor leve. A partir de ese momento, por indicación del doctor comencé a recibir sesiones de fisioterapia hasta que pude caminar a los 14 meses.

       Posteriormente, recibí terapia ocupacional hasta los dos años y medio, cuando comencé a asistir a un preescolar regular. Muy pronto la directora del pre-escolar le dijo a mi mamá que no estaba en condiciones de seguir las instrucciones que se requerían y que por lo tanto ella sugería llevarme a un preescolar especial donde encajaría mejor.

       De ahí en adelante para mi mamá comenzó un verdadero calvario   buscando el colegio adecuado a mis necesidades. Aquí  acota mi mamá que en parte todas estas dificultades se debieron a la reciente incorporación en la educación venezolana a la Educación Especial, lo cual    incidió en que los colegios regulares se negaran a  incorporar a alumnos con alguna deficiencia.
      
       Esta situación significó que a partir de los dos años  tuve que pasar por nueve  colegios diferentes para llegar al sexto grado, pues una característica de estos colegios especiales era su falta de permanencia en el tiempo por no tener personal preparado para trabajar con casos especiales, entre otras muchas razones.

        Para el momento que contaba con 18 años aproximadamente mi familia quiso que  probara  trabajar y así lo hicimos y comencé desempeñando tareas sencillas dentro de una empresa. Esto no resultó pues pronto surgieron dificultades por falta de manejo de las situaciones laborales por parte de la empresa  y  necesidad de un programa de apoyo para mi.

         Fue entonces cuando tuve conocimiento de ASODECO institución que se encargaba de preparar a personas especiales para su inserción en el mundo laboral a través de la aplicación del Programa de Empleo con Apoyo Creando Independencia. Comencé allí e inmediatamente me sentí estimulado a progresar. Allí permanecí unos 4 años hasta que la institución considero que ya estaba preparado para salir a trabajar. Comencé en la empresa Kentucky Chicken, no sin dificultades al principio, pero pronto me adapté y permanecí allí  por unos 5 años aproximadamente.

       De allí pasé a trabajar en la empresa Mc. Donalds donde permanecí unos 7 años, desempeñándome satisfactoriamente de acuerdo a la opinión de mis jefes que me calificaron como muy colaborador y siempre dispuesto a ayudar.

      Sin embargo una constante mía ha sido mi deseo de superación y de gozar de todas prerrogativas laborales de ley  para mi y mi mamá. Razón por la que busqué nuevos horizontes y este año le pedí a Morelia Flores de Blanco, directora de Creando Independencia Consultores, autora del programa de Empleo con Apoyo Creando Independencia y profesora mía de toda una vida, me buscara otras oportunidades laborales. Así fue como  empecé a trabajar en la empresa Farmatodo, en la que me encuentro muy contento y espero poder cumplir eficazmente con mi  trabajo y  hacer carrera allí.

<< Volver a Historias de Éxito